Business Joomla Themes by Justhost Reviews

CIMEQH “pinta sonrisas”a niños de Majada Verde en Talanga

 

 Tres carros cargados de juguetes, 12 personas dispuestas a atender a los niños de la montaña, fueron suficientes para que abundaran las sonrisas y abrazos de aquellos padres de familia, que también se alegraron al ver que sus hijos muy contentos pasaron un momento feliz junto a los integrantes de CIMEQH.

 

 

Talanga, Francisco Morazán.

Un equipo representante del Colegio de Ingenieros Mecánicos, Electricistas y Químicos de Honduras (CIMEQH), se trasladó hasta la Majada Verde en la ciudad de Talanga, para jugar y compartir regalos con los niños de la comunidad, quienes muy felices regresaron a casa, con una sonrisa en su rostro y un juguete en mano.

Más de 300 niños salieron de entre los árboles, llegaban agitados, ya que corrían largos caminos para llegar a hasta el lugar donde un grupo de capitalinos representantes de CIMEQH, les esperaban para darles un juguete y una merienda.

En ese sentido El miembro de CIMEQH, Carlos Sierra dijo que “la solicitud de Carlos Amador fue fundamental para traer esta actividad a majada Verde. De todos los lugares que hemos visitado, creo que esta es de las mejores experiencias y nos vamos más satisfechos, porque no habíamos tenido respuesta tan grande como esta”.

Tres carros cargados de juguetes, 12 personas dispuestas a atender a los niños de la montaña, fueron suficientes para que abundaran las sonrisas y abrazos de aquellos padres de familia, que también se alegraron al ver que sus hijos muy contentos pasaron un momento feliz junto a los integrantes de CIMEQH.

“La actividad fue muy buena, ya que tuvimos un buen respaldo por parte de los compañeros del Colegio d Ingenieros, fue en realidad una respuesta muy positiva y eso nos hace estar alegres” expresó un emocionado Carlos Sierra.

Majada verde es un caserío alejado de la ciudad de Talanga, Francisco Morazán, donde no hay luz y sus vías de acceso son intransitables debido a las grandes montañas que se encuentran en el camino, a este lugar solo pueden llegar aquellos que han comprendido de que en Honduras aún hay personas abandonadas.

Sierra, agradeció a todos los miembros de CIMEQH, por la voluntad de donar un juguete para los niños pobres, considero que sin la colaboración de ellos esta actividad no se podría realizar.

En la donación de juguetes también contó con la participación de Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos, a quienes Carlos Sierra les agradeció por su vocación de servicio, especialmente en los niños pobres de Honduras.

“Ver esa sonrisa en los niños, es una imagen que no tiene precio, es algo que nos conmueve lo más interno del corazón, es además un sentimiento que nos incentiva a seguir realizando labores como estas en esos lugares alejados del desarrollo”, confesó Carlos Sierra.

Carlos Amador, coordinador de la actividad e integrante del grupo católico, de la Parroquia San Diego de Talanga, Encuentros de Promoción Juvenil (EPJ), agradeció a los representantes de CIMEQH, como también a los integrantes de IEEE, por aceptar visitar uno de los lugares más remotos de Francisco Morazán.

 

Por su lado la madre de familia, Marta Salgado dijo que “estamos muy agradecidos con Dios y con los muchachos de CIMEQH, nuestros niños están felices, esperemos que no se olviden de nosotros, les estaremos esperando con nuestros brazos abiertos, de verdad que no encuentro palabras para agradecerles lo que han hecho por nosotros”.Hondudiario.com.